:: Clunia, Roma,  esa es la cuestión ::